domingo, 28 de febrero de 2016

Somos Ángeles Caídos que Hemos Pre existido

Pre existencia

Por Zen García

Otro tema que se presenta, en el estudio de las Escrituras, es la velada referencia de los ángeles, que tienen que tomar de una copa del olvido, antes de la encarnación en la carne, como seres humanos. Esta copa del olvido limpia recuerdos claros para que así, cuando nazcan los espíritus, entran en carne como borrón y cuenta nueva. La acumulación de la memoria comienza de nuevo, con la entrada en el vientre y la fusión con la forma material. Entrar en la carne es tanto como ponerse una armadura para el espíritu. Los cuerpos son sólo un alojamiento temporal, para lo que sería la duración de nuestra existencia, en la Segunda Edad del Mundo y el tiempo de la tercera dimensión. La carne es nuestra segunda vida y la oportunidad de redimirnos, a la gloria de lo que será la Tercera Edad del Mundo, que es una edad eterna que no tiene fin.

Si sólo podemos aspirar a la justicia necesaria y suficiente, para ser contados, entre la mayoría de los ángeles escogidos del Señor, tal vez Él nos encuentre lo suficientemente dignos, para tener parte en la salvación y escapar de todas las cosas, que sobrevendrán en la tierra, porque lo que viene son horrores inimaginables y no vistos por la humanidad, desde los tiempos de Noé.

Esas abominaciones tienen la tarea de diezmar, un tercio de la humanidad, entonces dejada sobre el planeta, a aquellos no escritos en el Libro de la Vida. Pronto habrá un momento, en que se erradicará el mal y no se permitirá nunca más, oro al Padre y al Hijo para que nos bendiga a todos, con la permanencia y participación en su Reino eterno.


Para la mayoría, es difícil considerar la vida no siendo otra, que la física—teniendo éxito en el mundo material, ganando una  buena educación, consiguiendo un buen trabajo, proporcionando a los niños lo que necesitan, la defensa y el legado de la familia; son las cosas que la gente considera, que deben enfocarse para impulsar a los seres humanos, mientras viven en el planeta. Es difícil para la gente, comprender el panorama general de la vida y apreciar las cosas a un nivel más profundo; sin embargo, creo que, cada vez más, la gente está empezando a darse cuenta que las cosas, por las que ellos han trabajado toda su vida, se están quedando cortas, en su capacidad para cumplir las promesas de felicidad y satisfacción—he aquí, la búsqueda de nuevas respuestas.

Cuando encarnamos a este mundo somos despojados de nuestros anteriores recuerdos. Como parte del gran misterio y tela de la creación nosotros tenemos recuerdos que conectan atrás antes del inicio de la fundación del mundo y el universo cuando Yahweh (El Padre)-Yahshuah (Jesucristo), como parte de uno mismo y lugar en todo ser. Hemos estado con el Padre y el Hijo, desde antes de la institución del tiempo. La razón de por qué nuestra memoria es borrada de nosotros es porque nos adentramos en un borrón y cuenta nueva, para renovar la oportunidad de redención y salvación. Lo que hacemos en esta vida, como ángeles presos dentro de la carne, determina nuestro destino eterno y lo que haremos en la vida del más allá. Aquellos que son bendecidos para ser contados entre los más electos de hecho juzgarán a los ángeles y se sentarán como los miembros del jurado en los consejos del Señor, para declarar culpable y condenar a los ángeles rebeldes y caídos que pretendieron ser como dioses ellos mismos, forjando un camino de autoservicio (autocomplacencia) y vana gloria personal.

¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?
1 Corintos 6:2-3 (Reina-Valera 1960)

Sólo hay dos caminos que podemos seguir en la vida: uno como lavador de pies en el servicio a otros o como rey tirano en servicio a sí mismo. Uno es el camino del sacerdocio o el camino de Abel, y el otro es la realeza y el derecho divino para gobernar o el camino de Caín. Aquéllos que siguen al Señor y se adhieren a sus mandamientos llegan a ser los sacerdotes, los profetas y apóstoles que son destacados por el Señor para servir al pueblo. Aquéllos que son nombrados por satanás para convertirse en reyes, reinas, príncipes, presidentes y primeros ministros, en servicio de un Nuevo Orden Mundial son generalmente personajes que sirven a su objetivo de la dominación del mundo. Estas personas creen en su derecho divino a gobernar y decidir la dirección colectiva del mundo. El hecho de que muchos de ellos se reúnen cada año en Bohemian Grove a adorar a un búho de 12 metros, en un sacrificio ritual, de una efigie humana, le deja a uno saber que algo raro está todavía en curso.

Extracto Hijos de Dios  por Zen García ¿ Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí? 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Suscríbete al blog y recibe actualizaciones por email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner