sábado, 7 de noviembre de 2015

La Teoría de la Brecha, ¿Qué Sucedió Entre Los Versículos 1 y 2 De Génesis?





Tierra Antigua / Ruina-Reconstrucción (Teoría del Intervalo). Hay muchos  cristianos que mantienen la perspectiva de la Teoría del Intervalo, propuesta por vez primera por Chalmers en 1814, y que enseña un universo y tierra sumamente antiguos que pasó por una previa creación por Dios; esto es lo que se mencionaría en Génesis 1:1. Después de un largo tiempo, la tierra pasó a ser sin forma y vacía, como se menciona en Génesis 1:2 --algunos ponen aquí la caída y ruina de Satanás y un Diluvio Luciferiano, que habría causado parte o la totalidad de los estratos fosilíferos de la tierra, y, después de ello, la recreación del mundo en seis días desde Génesis 1:3 a 1:31. También se conoce como la teoría ruina-reconstrucción, y lee los seis días de (re)creación de una manera natural. 


La Teoría de la Brecha de la Biblia en el primer capítulo del Génesis propone que un largo período de tiempo, una brecha ambigua, separa los primeros dos versículos de la Biblia (Génesis 1:1 y 1:2). Nadie afirma saber con seguridad cuánto tiempo duró esta brecha exactamente, pero generalmente se asume que debe haber sido un largo tiempo (es decir, miles de millones de años o por lo menos millones de años). El consenso de la mayoría es que hubo una rebelión pre-Adámica en contra de Dios durante la cual Satanás y cerca de la tercera parte de los ángeles cayeron. Esta rebelión pre-Adámica culminó en un diluvio mundial (llamado el Diluvio de Lucifer, para distinguirlo del Diluvio de los tiempos de Noé). De esta manera, según esta versión de la Teoría de la Brecha (a menudo llamada la hipótesis de Ruina y Reconstrucción), Génesis 1:1 describe la creación inicial de la Tierra, mientras que Génesis 1:2 describe el comienzo de un proyecto de restauración de seis días.


“Los sabios cabalistas enseñan que antes de que el mundo que nosotros conocemos fuera creado, fueron creados y destruidos por Dios otros mundos, lo cual encierra misterios muy profundos.”
El Zohar, Vol. I – Hakdamá – Sección de Bereshit


Esta teoría sostiene que hubo una gran rebelión entre la primera creación de “los cielos  y la tierra” – versículo 1- y la situación en que se nos presenta a “la tierra” en el versículo 2 de Génesis. Y que por tanto necesariamente también hubo una brecha o “gran intervalo” –difícil de definir en cuanto tiempo porque no son medidas homogéneas- para rehacer un mundo que fue caotizado por esa rebelión.


“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo . . .”Génesis 1:1 y 2 Biblia de las Américas

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo . . .”Biblia de Jerusalén 1976

La rebelión del diablo NO pudo ocurrir antes del versículo 1 de Génesis porque en el versículo 1 tenemos la creación de los cielos y la tierra, antes del versículo 1 NO había nada, por tanto, la rebelión y la caída del diablo tuvo que ser entre el versículo 1 y el versículo 2, además, debemos recordar que el diablo  dijo “Subiré al cielo . . .  sobre las alturas de las nubes subiré”, el cielo ya existía, las nubes ya existían, por tanto, no pudo caer antes del versículo 1. En el versículo 2 tenemos el resultado de la rebelión y de la caída de satanás: tinieblas, desorden, confusión, caos, agua…

Cuando Dios creó a satanás, satanás NO era el malo de la película, su nombre era Heilel (Is. 14:12), era perfecto, era un gran querubín protector ungido, posiblemente con cuatro alas (según la descripción de los querubines que encontramos en Ez. 1), tenía una relación estrecha con Dios, llegó a pensar que conocía todo acerca de Dios y que podía derrotar a Dios y con la ayuda de un grupo de ángeles se rebeló contra Dios. Entonces Dios le arrojó a la tierra junto con los ángeles que le siguieron.

“¡Cómo caíste del cielo, oh Heilel, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.”
Isaías 14:1

En el libro de Génesis podemos ver que antes de la creación de Adán, Heilel ya existía como el Adversario (satanás), como un ángel caído, por tanto, la rebelión y la caída de Heilel tuvo que ocurrir en algún momento entre el versículo 1 y el versículo 2. Como (posiblemente) existe un intervalo entre el versículo 1 y el 2, a esta teoría se la conoce con estos nombres:

“La Teoría de la Brecha”
“La Teoría del Gran Intervalo”
“La Teoría del Cataclismo Pre-adámico”
“La Teoría de la reconstrucción de las ruinas”
“La Teoría de la Destrucción y Recreación”

Si nos fijamos bien, el segundo versículo del libro de Génesis dice: “y la tierra”, la palabra hebrea para “y” es “ve”, dicha palabra también se puede traducir como “pero” (véase Gn. 2:6, 17;3:3; 4:2; 6:8) por tanto hemos podido traducirlo así “pero la tierra estaba sin orden y vacía”, el verbo “estaba” – hayah – se puede también traducir como “llegó a estar/ser” o “se convirtió”, veamos cómo ha traducido este versículo la Biblia Textual 2010:

“Pero la tierra llegó a estar desolada y vacía, y había tinieblas sobre la faz del abismo . . .”

Pongo algunos ejemplos donde la palabra hebrea “hayah” se ha traducido por “llegar a ser” y “convertirse”.

“Entonces EL SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser – hayah – un ser viviente.” Génesis 2:7 Reina Valera Actualizada

“He aquí que el hombre ha llegado a ser – hayah – como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal.”
Génesis 3:22 
Reina Valera Actualizada

“. . . me acordaré de mi pacto que hay entre yo y vosotros y entre todo ser viviente de toda carne; y nunca más se convertirán – hayah – las aguas en diluvio para destruir toda carne.” Génesis 9:15 La Biblia de las Américas

“Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se convirtió – hayah – en una columna de sal.” Génesis 19:26
Reina Valera Actualizada

La palabras hebreas para “sin orden y vacía” son “tohu vavohu”, estas palabras también pueden significar “desolación (Is. 34:11), caos (Is. 24:10) y confusión (Is. 41:29)” ¿Puede un Dios de orden (I Co. 14:33) y de luz (I Jn. 1:5) crear una tierra caótica, sin orden, vacía, en confusión y en tinieblas? La respuesta es NO, pero veamos lo que dice la propia Escritura:

“Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (Él es el Dios que formó la tierra y la hizo, Él la estableció y no la hizo un lugar desolado, sino que la formó para ser habitada): Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro.” Isaías 45:18

Donde dice “no la hizo un lugar desolado” está usando una de las palabras que aparecen en Génesis versículo 2 “lo-tohu”. Veamos otras versiones que aportan la misma idea que en Génesis:

“…y no la creó caótica”
Biblia de Jerusalén 1976

“… no la creó vacía”
Versión Israelita Nazarena

Tenemos también estas dos palabras hebreas en versículos relacionados con el juicio de Dios. En el siguiente versículo se trata del juicio sobre la tierra de Edom.

“Mas el pelícano y el erizo la poseerán, el búho y el cuervo habitarán en ella; Dios extenderá sobre ella el cordel de desolación – tohu – y la plomada del vacío – vohu-.” Isaías 34:11

En los siguientes versículos vemos una descripción de lo que encontramos en Génesis 1:2 pero refiriéndose a la tierra después de la ira:

“Miré a la tierra, y he aquí que estaba sin orden y vacía – tohu vavohu -; y a los cielos, y no tenían luz. Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todas las colinas se estremecían. Miré, y he aquí que no había hombre alguno, y todas las aves del cielo habían huido. Miré, y he aquí que la tierra fértil era un desierto, y todas sus  ciudades estaban arrasadas delante del SEÑOR, delante del ardor de su ira.”
Jeremías 4:23-26

Ahora bien, si Dios NO creó los cielos y la tierra “tohu vavohu” (desordenada y vacía) ¿Qué le sucedió a la  Tierra para “llegar a ser” “tohu vavohu”?


 Cuando Dios dijo: “Sea la luz” comenzó la restauración de la Tierra. Es muy interesante que la palabra hebrea para “crear” en Génesis 1:1 es “bará”, dicha palabra nos habla de “hacer algo de la nada”, pero es muy curioso que en el proceso de la preparación o restauración de la tierra (Gn. 1) aparece la palabra “asá” que significa “hacer algo de algo existente”. La palabra “asá” podemos traducirla también como “crear, edificar, preparar, formar”.

“En el principio creó – bará – Dios los cielos y la tierra … E hizo – asá – Dios la expansión …E hizo – asá –Dios las dos grandes lumbreras . . .” Génesis 1:1, 7a, 16a

¿Fue la luz lo que Dios creó primero?...NO, porque antes de que Dios dijese “Sea la luz” (Gn. 1:3), en Génesis 1:2 vemos que ya existía la tierra (materia) cubierta de agua (hidrógeno y oxígeno), el caos, las tinieblas, el espacio.

¿Fue la luz lo que Dios creó primero?  . . . NO, porque antes de que Dios dijese “Sea la luz” (Gn. 1:3), en Génesis 1:2 vemos que ya existía la tierra (materia) cubierta de agua (hidrógeno y oxígeno), el caos, las tinieblas, el espacio.

“Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Entonces dijo Dios: Sea la luz.” Génesis 1:2 y 3

La historia de la Tierra se puede dividir en cuatro etapas:

-    Primera etapa: La tierra pre-adámica. Antes de la creación del hombre

-   Segunda etapa: La Tierra antigua. La tierra antes de Noé

- Tercera etapa: La Tierra actual. La tierra después de Noé. Como la conocemos

- Cuarta etapa: Nueva Tierra (después de la ira). Lo que Dios hará con la tierra y los cielos es un proceso similar a lo que hizo en Génesis. Si creemos en esto, no nos costará trabajo creer que Dios ya hizo una tierra nueva y unos cielos nuevos en Génesis.

Dios juzga la rebelión de Heilel con todos los ángeles y “humanos” pre-adámicos que le siguieron con agua.

"...por lo cual el mundo de entonces fue destruido, siendo inundado con agua; pero los cielos y la tierra actuales están reservados por su palabra para el fuego . . .” II Pedro 3:6 y 7

La tierra pre-adámica fue inundada con agua, no había tierra seca.

“Entonces dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión Y fue así.” Génesis 1:6 y 7



En este momento, nuestro planeta era una gran bola de agua cubierta con una capa de agua, al día siguiente es  cuando aparece la tierra seca.

“Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de las aguas llamó mares 
Génesis 1:9 y 10

Lo que nos llama la atención es que Dios llamó a la seco “tierra”, la palabra hebrea es “erets”, si nos fijamos en el versículo 1 de Génesis leemos que Dios hizo los “cielos y la tierra – erets”, si Dios creó la tierra seca –erets- en el versículo 1 ¿por qué en el versículo 2 está todo cubierto de agua y hasta el tercer día no aparece la tierra seca –erets-? La respuesta la encontramos en la teoría que estamos estudiando, la Teoría del Gran Intervalo.


A partir del tercer día, nuestro planeta está compuesto de un trozo de tierra rodeado de agua. Aparentemente en un principio solamente había un “super-continente” y la tierra no necesitaba la lluvia porque estaba cubierta de una capa de agua y un vapor de agua surgía de la tierra y la regaba.

“Pero se levantaba de la tierra un vapor que regaba toda la superficie del suelo.”
Génesis 2:6

Esta capa de agua que cubría toda la tierra (algunos piensan que era una capa de hielo) era una protección de los rayos dañinos del sol (los rayos ultravioleta) y producía un efecto invernadero en toda la tierra, todo esto hacía que en la tierra hubiese un clima subtropical (clima templado cálido), por eso los hombres vivían tantos años, había una razón natural para su longevidad, también la presión atmosférica era superior a la actual y la cantidad de oxígeno era más alta. Esto se ha podido demostrar analizando las burbujas de aire encontradas en el ámbar (resina fosilizada de árboles coníferos).

A partir del diluvio la tierra sufrió un cambio importante, la capa protectora de agua fue derramada sobre la tierra y los hombres comenzaron a vivir menos (Gn. 11) y en unas nuevas condiciones: comienzan las cuatro estaciones, con lluvia, con nieve, pasando calor, pasando frío (Gn. 8:22), ahora se puede comer carne (Gn 9:3),  etc.

“El año seiscientos de la vida de Noé, el mes segundo, a los diecisiete días del mes, en ese mismo día se rompieron todas las fuentes del gran abismo, y las compuertas del cielo fueron abiertas.” Génesis 7:11 



http://reyjusticianuestra.com/la-teoria-del-gran-intervalo-1/


video

 




1 comentario:

Suscríbete al blog y recibe actualizaciones por email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner